Noticia Colegio Don Juan Diaz: La D.G.T. nos recuerda por qué no debemos poner los pies en el salpicadero.

apoyo-escolar
La D.G.T. nos recuerda por qué no debemos poner los pies en el salpicadero

La D.G.T. nos recuerda por qué no debemos poner los pies en el salpicadero

Viajar con los pies en el salpicadero puede ser una postura cómoda, pero también es una posición de riesgo en la que podemos salir mucho peor perjudicado en caso de un accidente.

El punto 2 de artículo 11 del Reglamento General de Circulación es el artículo en el que se apoyan los agentes para poder denunciarte por llevar los pies sobre el salpicadero:


El conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, 
el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su 
propia seguridad, la del resto de ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios 
de la vía.

A estos efectos, deberá cuidar especialmente de mantener la posición adecuada y que la 
mantengan el resto de los pasajeros, y la adecuada colocación de los objetos o animales 
transportados para que no haya interferencias entre el conductor y cualquiera de ellos.


La sanción por llevar los pies sobre el salpicadero es de 100 euros, una sanción en la que nos podemos acoger al pronto pago para reducir el importe en un 50% siempre y cuando no recurramos y paguemos en un plazo de 20 días. 

Esta sanción recaerá sobre el conductor si nuestro acompañante no tiene carnet de conducir.

Esta imagen ha sido compartida en Twitter por Vero Real, enfermera del SUMMA 112 y nos muestra una radiografía que ilustra las consecuencias de poner los pies en el salpicadero del coche y tener un accidente de tráfico.

consecuencias de los pies en el salpicadero

El asiento de un automóvil y los sistemas de retención están pensados para un adulto sentado en una posición correcta, viajando con los pies en el salpicadero los sistemas de retención podrían no funcionar correctamente y que nuestro cuerpo se desplace por debajo de los cinturones de seguridad.

Los airbags de pasajero suelen estar colocados en el salpicadero, de esta forma, la violencia del impacto, junto con el estallido del airbag, pueden ser más que suficientes para desplazar y quebrar, los huesos de los pies y piernas, causar lesiones medulares, y paraplejias, e incluso la muerte.

La D.G.T. nos recuerda por qué no debemos poner los pies en el salpicadero

Colegio Don Juan Díaz